8 may. 2016

Cuando Finalmente Google me dijo que sí

Pablo Viera



Ha pasado exactamente un año desde que me mudé a los Estados Unidos y luego de conseguir mi permiso de trabajo fui aceptado para trabajar en Google en Mountain View. Todo parece ser una coincidencia, aunque no del todo. Desde que llegué he aplicado, sin aún tener mi permiso aunque con Visa de turista, a muchísimas empresas de todo tipo en las cuales consideraba que era un buen candidato tanto por la compatibilidad de la cultura, ,por mi experiencia previa como así también la posición vacante en sí.

En un año me he postulado 9 veces de manera formal a través de Google Careers y unas 4 más a través de solo recomendaciones internas sin pasar por la página oficial. Vengo aplicando a la empresa desde el año 2013, tanto para posiciones en Buenos Aires- Argentina como en la ciudad de São Paulo - Brasil.

En Argentina hice contactos con muchos empleados de la oficina consultando sobre las posiciones e intercambiando experiencias y consejos. En este segundo país, Brasil, además de aplicar por el sitio web hice imprimir mi CV y lo hice entregar personalmente a los reclutadores a través de un amigo que trabajaba en otra empresa en el mismo edificio. El resultado: "mi perfil no era lo suficientemente analítico"

Además de estas aplicaciones, también las hice en Facebook, Cisco-Meraki, Pinterest, Linkedin y una docena más de Startups en la ciudad de San Francisco C.A y la  bahía. En algunas obtuve entrevistas, en otras solo respuestas de correos y en varias ni se preocupaban en responder si quiera. Me tomó un largo tiempo entender cómo es el proceso de búsqueda de empleo, preparación para las entrevistas y los protocolos. Todo es muy diferente a como estamos acostumbrados en el Sur. 

Antes de venir aquí me encontraba trabajando como Marketing Strategist para una Startup Financiera Argentina llamada MOBBEX que busca hacer los servicios de pagos simples, digitales y a un menor costo. Me sumé a dicho equipo ya que la calidad del producto se compara con las que puedo encontrar aquí en los Estados Unidos y no hay nada similar localmente en mi País, lo que hizo muy rica mi experiencia de aprendizaje; y además el reto de formar parte de algo que puede cambiar la forma en la cual se hacen pagos hoy en día y la posibilidad de incluir al sistema financiero a miles de comercios pequeños  era algo que no me podía perder.

También me dediqué aquí a trabajar "debajo de la mesa" en cafeterías de la ciudad de San Francisco pues no hay experiencia previa que valga si uno no tiene el permiso de trabajo en los Estados Unidos. Mientras hacía cursos online y leía libros de las herramientas que más estaban solicitando en los puestos de trabajo que yo quería. Me dediqué a escribir de forma personal a través de Linkedin a los miembros de los equipos en los cuales yo quería trabajar. Por un lado me contaban cómo era el trabajo, la cultura, lo que hacía falta y por otro lado establecíamos una relación cuyo resultado era el buscado: recomendación interna para una entrevista. No podía quedarme de brazos cruzados si realmente quería ser contratado por las grandes. La situación y el contexto no me alejaron del enfoque.

De entre tantos rechazos he tenido la bendición de obtener el mejor de los trabajos posibles acorde a mi perfil (mi experiencia, los retos atractivos de la posición y mis objetivos profesionales). Esta oportunidad me la acercó una reclutadora de una consultora de Recursos Humanos "contractor" de Google que vio mi perfil y le gustó. Dicha posición no se encontraba públicamente en la página de Google Careers y se trataba de un equipo pequeño con una gran tarea para mí: abrir nuevos clientes, dar soporte y control de calidad en los mercados Hispanos (tanto en U.S como en los países extranjeros de esta habla) como en el mercado Brasileño para el producto de encuestas Google Consumer Surveys. Mi trabajo ideal es aquel que me permita trabajar desde los Estados Unidos para con los mercados latinos en la tarea del marketing y parece que este es el camino correcto. En resumen este producto hace inclusiva, simple y accesible económicamente la investigación de mercados tanto para pequeñas, medianas y grandes empresas, como para los emprendedores o todo aquel que quiera conocer las opiniones de clientes actuales, potenciales, o validar una idea o producto.

Debo pedirle perdón al lector si considera a lo que estoy contando una apología al ego y a los logros personales pero debo decirle que esa no es mi intención más allá de la alegría de haber obtenido algo que deseaba con todo mi ser y compartirlo; pero quiero destacar que son las actitudes y acciones que me preceden las que me han permitido lograr esto; y es ese el objetivo de mi artículo: compartir mi experiencia con todos aquellos que se encuentran en una situación similar y están en búsqueda de alcanzar sus propios sueños. Sean cual fueren estos.  



"Esto fue el resultado de haber tomado la decisión de ser un Emprendedor muchos años atrás y de abrazar los riesgos para conseguir algo que parece en un principio inalcanzable" 

Siempre he tenido muy en claro que para alcanzar lo que se busca se debe dejar atrás algo. Hay un gran costo de oportunidad con muchas incertidumbres basadas simplemente en la confianza propia y solo vemos una pequeña parte del panorama. Pero a final de cuentas todo el esfuerzo, el sacrificio, las horas sin dormir, las fiestas a las cuales no se ha atendido, las vacaciones que no se han tomado para emprender da su resultado. Si nos caemos 100 veces, nos levantaremos 100 veces capitalizando el aprendizaje previo. Mientras más "NO" nos encontremos en el camino, más cerca estaremos del "SÍ". 


Vengo de Córdoba Argentina, donde se encuentra mi familia y mi corazón, pero eso no me impidió callar el pensamiento de que quizás haya algo más grande para mí allá afuera. Contar con una familia amorosa que te apoya y rodearse de gente igual ha hecho que mis miedos se vayan diluyendo por la esperanza y el grito de tambor de "YO PUEDO HACERLO".

Me encontré en el camino a muchas personas que me decían cada vez que emprendía que no se puede, que te vas a fundir, que era muy difícil y también encontré varios insultos en el camino, gente odiosa; pero muchas veces lo que para estas personas es imposible quizás lo sea para ellos pero no para vos. Y es algo que no comprenden y uno debe hacer oídos sordos a la crítica pero prestar mucha atención a la crítica constructiva y objetiva.

2013, 2014 y 2015 fueron años duros para mí, pero aún así de mucho aprendizaje pues luego de haber emprendido mi empresa de cafeterías años atrás, la cual alcanzó su renombre localmente, pude ver cómo el contexto económico y la falta de gestión luego de mi salida como socio ha hecho se hayan ido a quiebra las sucursales y ya no queden rastros de lo que una vez fue un gran sueño. Uno solo puede capitalizar la experiencia, no dejarse cegar por lo que pudo ser y seguir su camino con herramientas invaluables dadas por las propias experiencias en sí. Solo el tiempo dirá si hicimos bien o mal con nuestras decisiones observando dónde nos encontramos hoy en día y si estamos felices con lo que conseguimos. 


"Unas veces se gana, otras veces se aprende"

Viniendo de una ciudad  que yo considero pequeña y enfrentándome a tremendo reto ahora aquí en los Estados Unidos creo que sería grato para mí agradecer a todos aquellos que merecen mi respeto, admiro y que han formado parte de la persona que soy hoy y que estoy muy contento de ser ,que a final de cuentas es lo que importa ¿no?.

Primero a mis padres y mis hermanos donde en el seno familiar encontré valores, educación, aprendizaje y amor; a mi compañera de mi vida Rosanne con quien nos apoyamos en las buenas y malas sin importar lo que venga y nos exigimos lo mejor de cada uno; mis amigos del Gremio; grandes emprendedores que conocen mis penurias, logros y sueños, y yo los suyos, y a quienes admiro como profesionales y personas: Matías Glickman , Juan Forner , Román Sarria , Gastón Ingaramo , Jasmine Giblin, Cristian Diaz, Javier Maurenzi , Daniel Calvo , Andrés De Gaetano y a tantos otros. Organizaciones que me han dado herramientas de valor como La Fundación E+E junto a Jorge Lawson y Natalia Yubel; la Fundación Gen E de la cual fui en su momento Co-Fundador y personalidades del Ecosistema Emprendedor de Córdoba como Luciano Crisafulli y Paula Sosa , mi colegio el PIO X donde la amistad, la disciplina y los valores me marcaron como ciudadano; y finalmente al  Colegio Universitario IES 21 de donde recibí mi educación formal en Marketing luego de haber transitado por dos universidades anteriormente. 


Una nueva aventura me depara y haré todo lo posible para obtener las herramientas que hagan de mí una persona más sabia y valiosa para aplicar, compartir, volcar dicho aprendizaje en la sociedad en la que me encuentre.

Si quieres conocer más sobre mi experiencia puedes visitar www.pabloviera.com o a mi linkedin haciendo CLICK AQUÍ



Pablo E Viera